Un empleo mejor

El objetivo de muchos inversores que están aprendiendo es obtener la libertad financiera; mientras llega ese momento, se propongo obtener un empleo mejor.

¿Por qué no nos gusta nuestro empleo? Puede ser por varias razones, como que es un trabajo que no nos aporta nada personalmente (trabajos mecánicos en los que no te sientes valorado), no es nuestra vocación o profesión, nos sentimos esclavos (estamos todo el día en el trabajo), no ganamos lo suficiente, etc.

La falta de alternativas nos lleva a desear no tener que trabajar para otro. Sin embargo, si empiezas a invertir para obtener ingresos pasivos, progresivamente tendrás unos ingresos extra con los cuales puedes decidir, en vez de desear dejar tu empleo, trabajar menos horas, trabajar en algo más satisfactorio, etc.

¿Cómo debería ser tu trabajo?

En este sentido, ¿cómo debería ser un trabajo para no desear dejarlo nunca? Si tuvieras cierta flexibilidad laboral, pudieras hacer teletrabajo o estar sólo 4 horas, ¿crees que te sentirías mejor? Éstas son sólo algunas de las alternativas que se me ocurren para compaginar tus inversiones y tu empleo hasta que lo decidas dejar definitivamente, si ese es tu objetivo. Con ellas puedes descubrir que, sin tanta presión, puedes trabajar mejor y tendrás una cierta sensación de libertad.

Hacer este paso intermedio también puede ayudarte a confirmar que tus inversiones están funcionando correctamente para ti. Al reducir los ingresos por tu empleo y sumar los ingresos pasivos, verificarás si son estos últimos son realmente recurrentes (estables). También verificarás si son suficientes para mantener tu nivel de vida o los objetivos que te hayas marcado. Piensa que, si no has invertido antes, pueden surgir imprevistos que hagan que tus ingresos reales sean menores (en algunos casos mayores) a los que te habías marcado, por lo que es necesaria una cierta experiencia, que se adquiere progresivamente. El tiempo te dirá si esas inversiones están dando los frutos adecuados.

Como ejemplo te diré, en primer lugar, que los impuestos van cambiando según cambia tu situación legal y según cambian tus ingresos, y que es necesario decidir adecuadamente, en cada momento, cómo actuar de la mejor manera. Un segundo ejemplo es que, si te dedicas a los bienes inmuebles, debes valorar en diferentes panoramas económicos si esa inversión sigue siendo rentable o si tienes muchas averías en las viviendas, cambios de inquilinos, etc.

Por tanto, creo que un buen objetivo que puedes marcarte es tener un empleo mejoral actual a medida que desarrollas tus inversiones.

¿Opinas lo mismo? ¿Te gusta tu empleo? Deja tu comentario y suscríbete para estar al tanto de todas las novedades.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.