Invertir en parkings

Hoy os traigo un tipo de inversión diferente de las que estamos habituados. Se trata de invertir en parkings y os quiero compartir algunas de las claves y los factores a tener en cuenta:

¿Qué tipo de inversión es?

Hablamos de comprar una plaza de parking y alquilarla, por tanto, se trata de un ingreso pasivo.

¿Cómo saber si la plaza de parking es buena?

Lo principal es determinar si la zona tiene una demanda suficiente y los precios de alquiler son adecuados. Para averiguarlo, lo más fácil es hacer una búsqueda en las webs de venta y alquiler de inmuebles y parkings (Idealista, Habitaclia… . En la búsqueda debemos analizar la zona más cercana al parking que nos interese, tanto la oferta (si hay muchas plazas disponibles en alquiler) y la demanda (los precios de los alquileres del entorno).

Por otro lado, hay que revisar la plaza y el garaje donde se ubica: gastos de comunidad, tamaño y accesibilidad de la plaza de párking, infraestructura del párking (hay mecanismos complejos que pueden generar muchas derramas, lo mejor es la sencillez), etc.

¿Cómo calcular el ROI?

El Return of Investment es el beneficio que generará la inversión, y se calcula con los ingresos y los gastos. La fórmula es: beneficio neto x 12/costes totales x 100. El beneficio neto es el alquiler mensual x 12 meses menos los gastos de comunidad, IBI, etc. Los costes totales son el precio de adquisición y los gastos de compraventa (notaría, registro, etc.). Los gastos de compraventa varían mucho porque los precios de un parking pueden ser muy variables y los impuestos varían según la zona, así que es difícil predeterminar unos gastos aproximados para el cálculo, deberán hacerse según estos factores.

Así, puedes encontrar plazas de parking de moto desde 500€ hasta plazas de coche de 60.000€ o más. El cálculo del ROI te permitirá saber si la inversión es adecuada.

¿Qué ventajas tiene invertir en parkings?

Invertir en parkings tiene muchas ventajas:

  • El pago total (precio de compra y gastos) puede ser muy asequible y, además, puedes comprarla sin préstamos ni hipotecas, lo que sin duda atraerá a muchos ya que muchos inversores prefieren no tener deudas.
  • El pago del alquiler es inferior al de una vivienda, por lo que no suelen haber problemas de impago.
  • Liberar la plaza de un inquilino es fácil.
  • Los gastos de mantenimiento son muy inferiores a los de una vivienda (no hay agua, gas, electricidad, no se estropean los electrodomésticos…). En general, la cuota de la Comunidad de Vecinos cubre cualquier imprevisto.
  • Si sabes analizar bien este tipo de inversión, puedes ir invirtiendo regularmente en parkings sin deuda e ir sumando ingresos pasivos de forma fácil. Recuerda que la primera vez es difícil, pero las siguientes serán más fáciles por la experiencia adquirida.
  • Formarán parte de tu patrimonio.

Pero también hay que tener en cuenta que:

  • Si vas a pagar impuestos, serán más elevados que los de una vivienda alquilada en renta habitual, donde los impuestos suelen ser menores.
  • La liquidez de un parking suele ser reducida: si quieres vender la plaza, te costará más que una vivienda.
  • Excepto en alguna zona muy concreta, no es recomendable invertir para vender a corto plazo.

Por último, te diré que, si te interesa esta inversión, puedes encontrar verdaderas gangas que te generarán un ROI muy interesante (superior al 20%). Es cuestión de analizar bien las zonas, esperar a la plaza de párking adecuada y, cuando encuentres una buena oportunidad, lánzate a por ella porque… ¡las buenas oportunidades vuelan! Cuando empieces a analizar una zona en concreto adquirirás una gran experiencia en poco tiempo.

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? Deja tu comentario y suscríbete.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.